Residència Geriàtrica Bon Viure

Noticias

La sombra del Alzheimer

9 septiembre, 2013

No podemos confundir los pequeños olvidos o confusiones con la enfermedad de Alzheimer, ya que con la edad se van perdiendo parte de los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestra vida. También vamos perdiendo agilidad mental, nos cuesta más concentrarnos y necesitamos mucho más tiempo para reaccionar.

La enfermedad de Alzheimer empieza lentamente. Al principio, los enfermos de Alzheimer se olvidan de los hechos cotidianos: los nombres de los familiares con los que se han convivido, los eventos familiares y buscan alternativas para describir a quien se refieren. No es extraño sentirlos decir tu hijo refiriéndose a los nietos, a tu marido aunque sea el hijo, el nene o la nena. Los hijos pasan a ser sus padres y los nietos a ser sus hijos. Tienen problemas para recordar lo que hicieron el día de ayer, lo que han comido hoy o si lo han hecho, aunque al ofrecerles comida no la acepten por no tener hambre. Olvidan fechas y empiezan a no reconocer, al ir de visita, la casa de los hijos.

A medida que avanza la enfermedad de Alzheimer, se presentan cambios importantes en el carácter. Los afectados tienen miedos, la oscuridad les aterra, tienen depresiones y no es extraño verlos llorar desconsoladamente porque no han visto a sus padres. Pueden desarrollar agresividad, a veces verbal y otras veces físicas, suelen coger de las manos con fuerza e incluso llegar a pegar, se vuelven desconfiados y las historias que ellos cuentan es lo que les vale.

Parece que nunca están en el sitio que ellos quieren, siempre están queriendo ir a su casa, y por tanto, no es extraño que salgan de casa en pijama, vagando sin rumbo fijo, y buscando la casa donde se criaron o donde criaron a los hijos. Llegado a ese estado, es muy importante la identificación de las personas ya que suelen perderse con facilidad.

2 respuestas a “La sombra del Alzheimer”

  1. Edu dice:

    Muy buen articulo que nos ayuda a conocer mejor las enfermedades de nuestros mayores. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *